Este cortometraje documental (11 minutos) producido en 1956 por la Asociación Española de la Carretera (AEC) bajo el patrocinio de la Dirección General de Carreteras del entonces Ministerio de Obras Públicas, es un documento histórico que refleja la situación de las infraestructuras viarias y el tráfico de la época, así como el aumento del parque automovilístico y la circulación a mediados del pasado siglo, además del comportamiento de los usuarios de estas vías.

El tráfico de la Gran Vía madrileña y la Plaza de Cibeles, en blanco y negro y con el paisaje urbano de entonces, dan testimonio de cómo era la circulación en los años cincuenta, que ya entonces había experimentado un fuerte crecimiento derivado del desarrollo de la industria, lo que resultó determinante para la planificación y construcción de nuevas carreteras con un paquete de firmes capaz de soportar el paso de camiones de gran tonelaje. Además, se acometió también en aquella época la ampliación de accesos a grandes poblaciones.

Alfonso Acebal – -director, guionista y editor cinematográfico que también elaboró otros documentos para Renfe en la misma época– captó las secuencias de este corto «desde la cuneta». En ellas exhibe ejemplos y consejos de cómo circular, a día de hoy vigentes, basados en la prudencia y el respeto a las normas. Muestra de ello son el estacionamiento de una furgoneta en una curva peligrosa, la asistencia de un guardia civil a un vehículo averiado, la sanción a un conductor que circula a velocidad excesiva, un adelantamiento imprudente en un cambio de rasante, el estado de la vía tras fuertes lluvias, la necesaria prudencia a la hora de cambiar una rueda o las consecuencias de la somnolencia y la distracción al volante.


Archivo Audiovisual